¿Cómo los percibimos y en qué influyen? En una sociedad cada vez más digitalizada los eventos no se quedan atrás y muestran cada día nuevas formas de presentarse ante su público. Elementos claves de los actos como los servicios audiovisuales son una gran parte de la imagen que queremos transmitir.

A día de hoy, nos reconocemos como una sociedad tecnológica donde la información, el entretenimiento y las experiencias las recibimos y percibimos a través de los distintos dispositivos electrónicos que nos rodean en nuestro día a día.

Nuestros sentidos son capaces de recibir todo tipo de información, pero cuando éstos son estimulados somos capaces de mantener la atención por un mayor periodo de tiempo e incluso absorber dicha información con mayor efectividad.

Las tecnologías han avanzado a un ritmo vertiginoso, incluso podemos crear escenarios insólitos gracias a la realidad virtual que, a día de hoy, sigue evolucionando para que podamos percibir sensaciones reales de este mundo digital. Este tipo de tecnología audiovisual, nos ayuda a recibir la información de una forma mucho más directa y estimulante.

En ese aspecto, la vista es el sentido que más hemos desarrollado a lo largo de los años. Nuestra capacidad de observación y de análisis de nuestro entorno se ha redirigido a un campo totalmente digitalizado – Una imagen vale más que mil palabras. El desarrollo de la tecnología ha logrado que podamos tener acceso a la información en cualquier momento y cualquier lugar llegando a captar nuestra atención a pequeña y gran escala, como las impresionantes pantallas LED que inundan actualmente las conferencias, conciertos, platós de TV, las calles más comerciales, etc. o bien los dispositivos móviles que han logrado integrarse perfectamente en nuestras vidas diarias.

 

 

Al igual que las imágenes en 3D que se veían tan futuristas y lejanas, ahora podemos ver hologramas con imágenes tanto fijas como en movimiento, absorbiendo completamente nuestra atención. La iluminación juega un papel muy importante en el juego de la percepción, y es que ésta nos ayuda a enfatizar lo que se quiere transmitir a través de la imagen e incluso a sumergirnos por completo en la situación que nos encontramos. En ese aspecto, la utilización de la cromatografía ha supuesto un nuevo enfoque en los eventos.

 

 

Y no menos importante es el sonido, donde encontramos desde las clásicas megafonías, por las que la información fluye de forma directa, hasta tecnologías de sonido envolvente y ambiental que también nos ayudan a estimular nuestras sensaciones y captar nuestra atención a lo que está sucediendo.

Últimamente se ha añadido una nueva experiencia que, aunque solo ha sido enfocada inicialmente al sector retail, es más que probable que termine calando dentro del sector audiovisual, nos referimos concretamente a las experiencias aromáticas. Se ha comprobado que un aroma correcto puede establecer un ambiente propicio para la consecución de un objetivo concreto.

Es evidente que todas estas tecnologías ayudan a realizar experiencias únicas y su misión fundamental es captar la atención del  espectador.

Todo este despliegue tan perceptivo y emocionante, lleva una gran carga tecnológica detrás que no suele tenerse en cuenta, y es que para hacer funcionar las pantallas LED de gran formato, los equipos de sonido y la iluminación, son necesarios equipos de control y de gestión de contenidos como son las mesas de sonido e iluminación, los procesadores de imagen, los equipos informáticos y evidentemente técnicos altamente cualificados para hacer que todo esto funcione a la perfección.

En Tecnorent, como empresa proveedora de equipamiento audiovisual, ayudamos a nuestros clientes a proyectar sus ideas y a que la información sea recibida y transmitida de forma impactante e interesante a través de nuestros equipos de visualización, sonido e iluminación.

ARTÍCULO ESCRITO POR IRENE AYATS (TECNORENT)